RanaMundo

RanaMundo

sábado, 1 de noviembre de 2014

SI QUIERES VIVIR MÁS, COME MENOS PROTEÍNAS ANIMALES

Una nueva investigación vincula el consumo elevado de proteínas a una mayor mortalidad y riesgo de cáncer en la edad adulta, con la vejez de produce el efecto contrario a esto.
El secreto de la longevidad es comer menos alimentos que contengan proteínas animales hasta cumplir los 65 años.

Este nuevo  descubrimiento proporciona pistas sobre como vivir más y mejor y argumentos a los que han criticado algunas dietas famosas para adelgazar, como las que están basadas en  regímenes hiperproteicos.

En las dos investigaciones se deja claro que las proteínas procedentes de plantas, como las que proporcionan las legumbres, no parecen tener los mismos efectos sobre la mortalidad en la mediana edad que las de origen animal.







Varias investigaciones han respaldado muchas recomendaciones como comer poco o comer mucha fruta y grasas, pero ahora dos nuevos estudios realizados por diferentes grupos de investigación apuntan una nueva recomendación que se basa en controlar la cantidad de proteínas animales a lo largo de la vida.

Salvatore Caurso, de Italia.
Un ejemplo sobre este estudio es el italiano Salvatore Caurso, con 108 años, es uno de los hombres más longevos que habitan en Italia. Este hombre nació en Molochio, una pequeña ciudad donde viven muchos centenarios. El secreto de su longevidad está en la dieta que sigue.

Los trabajos publicados sobre este tema sugieren que las proteínas tienen un efecto diferente en el organismo dependiendo de la etapa de la vida en la que se consuman.

El consumo saludable sería de unos 0,8 gramos de proteína por kilogramo de peso corporal cada día en la edad adulta. Pero al superar los 65 años de edad y según nos vamos acercando a la vejez se recomienda comer más proteínas y reducir los hidratos de carbono para prolongar los años de vida saludable.

Los investigadores califican como dieta con alto contenido de proteínas una en la cual al menos el 20 por ciento de las calorías procedan de proteínas, incluidas las proteínas de origen vegetal o animal.
Una dieta moderada incluye del 10% al 19% de calorías procedentes de proteína, y una dieta baja es la que incluye menos del 10% de proteína.

Valter Longo, es el autor principal del primer estudio advierte de que comer a diario mucha carne, pescado, aves y otras proteínas animales puede ser igual de dañino como el tabaco para las personas de mediana edad.
Los colaboradores de Longo han llegado a esta conclusión tras volver a analizar un estudio norteamericano sobre hábitos de dieta. Vieron que las personas que llevaban dietas hiperproteicas multiplicaron sus probabilidades de morir por cáncer o diabetes. Sin embargo, el efecto en los mayores de 65 años fue el contrario: los que consumían más proteínas eran los que tenían mejor salud.

Fuente de información:
http://www.abc.es/salud/noticias/20140304/abci-comer-menos-proteinas-alarga-201403041841.html




No hay comentarios:

Publicar un comentario