RanaMundo

RanaMundo

jueves, 22 de enero de 2015

LA EDAD MATERNA INFLUYE EN LAS MUTACIONES HEREDITARIAS



Científicos de la Universidad de Penn State (EEUU) han descubierto los efectos que producen la edad de las madres en su descendencia. Este estudio nos permite predecir las mutaciones existentes en el ADN mitocondrial, en los óvulos maternos, y su transmisión a la descendencia. Con esto se contribuye a preveer enfermedades causadas por dichas mutaciones como la diabetes, el alzheimer o el cancer, entre otras.
En concreto, este estudio ha descubierto que se dan mayor número de variantes en el ADN mitocondrial en la descendencia de mujeres de mayor edad, así como en las propias madres.


Se ha demostrado que enfermedades extrañas son producto de estas mutaciones en el ADN mitocondrial. La membrana interna de cada mitocondria contiene pliegues conocidos como crestas.
En una mitocondria normal (izquierda) estos pliegues llenan el interior, pero se pierden en las mitocondrias dañadas o disfuncionales (derecha). Muchas enfermedades raras son el resultado de este tipo de la disfunción mitocondrial.

En este estudio los investigadores de EEUU han comprobado si la edad materna influye en la acumulación de las mutaciones del ADN de este orgánulo tanto en la madre como en el niño al transmitirse a la descendencia. 
Durante el estudio solo se analizó el ADNmt materno, ya que éste solo se hereda por vía materna a la descendencia. Los resultados reflejaron más mutaciones en las mujeres de mayor edad, un hallazgo no muy sorprendente, ya que a medida que envejecemos las células se siguen dividiendo y tenemos más genes mutantes. Pero sí lo es que los hijos de esta madres también presentaran mayores tasas de mutaciones. Los investigadores creen que el proceso de mutación ocurre tanto en las células de los órganos de las madres y como en sus líneas germinales.

Además, en el desarrollo de las células del ovocito, los óvulos pasan por una fase de «cuello de botella» que provoca una disminución en el número de moléculas de ADN mitocondrial. Si este ''cuello de botella'' es grande, la composición genética de las mitocondrias de la madre pasará a sus hijos; si es pequeña, si hay una disminución importante de moléculas mitocondriales durante el desarrollo de las células del huevo, la composición genética del niño podría diferir radicalmente de la de la madre. En muchas de las enfermedades mitocondriales, para que la enfermedad se manifieste hace falta que entre el 70 al 80% de las moléculas de ADN mitocondrial estén alteradas. Pero para otras, basta con lo esté únicamente el 10%

Con este estudio se puede prever y ayudar a los consejeros genéticos en el asesoramiento a las parejas a la hora de las posibilidades de que sus enfermedades mitocondriales se pasen a la descendencia.

FUENTE: http://www.abc.es/salud/noticias/20141014/abci-mitocondria-enfermedad-down-201410131848.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario