RanaMundo

RanaMundo

viernes, 29 de mayo de 2015

TOXINA VEGETAL QUE CAUSA ATRESIA BILIAR

Un equipo internacional de gastroenterólogos, pediatras, productos químicos naturales y veterinarios, investigadores con modelos de pez cebra y cultivos de células de ratón han descubierto que una
sustancia química que se encuentra en plantas de Australia proporciona información detallada sobre la causa de un raro y debilitante trastorno que afecta a los recién nacidos, según informan en un artículo en 'Science Translational Medicine'. Esta dolencia, llamada atresia biliar (BA, por sus siglas en inglés), es la indicación más común para un trasplante de hígado en niños.
El equipo aisló una toxina vegetal con una estructura química previamente no caracterizada que causa la atresia biliar en el pez cebra y mamíferos. Es un trastorno rápidamente progresivo y destructivo que afecta a las células que recubren el conducto biliar extrahepático.
Las células dentro de este gran conducto, que transporta la bilis desde el hígado hasta el intestino delgado, se dañan como resultado de un ataque ambiental, aún no identificado, una toxina o infección, que provoca cicatrización (fibrosis) que obstruye el conducto impidiendo el flujo de la bilis. 



La incidencia de BA es de 1 por entre 10.000 y 15.000 nacidos vivos, ocurre en todo el mundo y es una de las formas más rápidamente progresivas de cirrosis hepática e insuficiencia hepática. Durante años de extrema sequía en los últimos cuatro decenios, las ovejas y las vacas que pastaban en pastizales inusuales habían dado a luz a crías con un síndrome similar al BA humano, correlacionaron los brotes con la ingestión de plantas del género 'Dysphania', incluyendo una planta llamada bledo, que crecía en las tierras normalmente bajo el agua, lo que sugiere una causa tóxica en la BA animal. Ya obtenida la planta, sabían que tenían la oportunidad de identificar las toxinas biliares responsables, guiados por un bioensayo en el pez cebra ideado en un laboratorio, de esta mezcla, el equipo finalmente aisló una isoflavona no descrita anteriormente a la que llamó 'biliatresona'. Esta toxina causa la BA en larvas de pez cebra de cinco días de edad, destruyendo selectivamente las vías biliares fuera del hígado, pero no dentro del hígado. La toxina no tuvo ningún efecto obvio en cualquier otro de los tejidos de los peces, de manera similar a los hallazgos en BA humano.El grupo de Wells mostró que la toxina de la planta también tiene efectos significativos en células de mamífero, causando cambios en la estructura celular biliar y la organización que imitan las alteraciones en el conducto biliar humano afectado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario