LA MANERA CON LA QUE LAS PLANTAS CARNÍVORAS ACTIVAN SU PROCESO DE DIGESTIÓN

La Venus atrapamoscas (Dionaea muscipula) corresponde al sector de las plantas carnívoras. Esta planta carnívora tras cazar a su presa la cual la mayoría de las veces es un insecto se ayuda de una estructura de captura integrada en sus hojas. Las glándulas de la planta producen una enzima que es la encargada de la descomposición de la víctima y de asimilar los nutrientes liberados.

Aunque fuese demostrado desde los primeros estudios de Darwin, estos acontecimientos de secreción no habían sido analizados ni medidos con detalle hasta hace poco, gracias a un equipo de investigadores que han investigado con total detalle la cuestión y han presentado públicamente los resultados. Este equipo de investigadores fue dirigido por el biofísico, Rainer Hedrich de la Universidad de Wurzburgo en Alemania.

Cualquier intento de la presa por escapar de la trampa una vez esta esté cerrada, hará que la víctima toque inevitablemente los pelos sensoriales que posee en su interior. El contacto mecánico con dichos pelos efectúa una señal eléctrica la cual se divulga en oleadas por la trampa.

A la tercera señal, la planta produce una hormona llamada jasmonato, a partir de la quinta, se activan las glándulas digestivas encargadas de recubrir el interior de las trampas como es el ejemplo de el césped en un campo.

¿A continuación en las células de las glándulas que sucede?

Estas producen cada vez un número mayor de burbujas membranosas que contienen un liquido y liberan su contenido. Esto es producido después de la estimulación mecánica de los pelos sensoriales, pero también ocurre cuando las glándulas entran en contacto con una hormona ya citada anteriormente llamada jasmonato. Todo este proceso depende del calcio y de una serie de proteínas especificas, con activación de genes en las glándulas que lo controlan.

Las glándulas rojas (a) que son las que recubren el interior de las trampas, y las que actúan como el "estómago" de la planta después de ser capturada una presa.

Las glándulas son las encargadas de segregar la enzima digestiva. Este mecanismo de secreción fue demostrado por primera vez a escala de vesícula en plantas (b). La imagen del modelo (c) expone que las glándulas activadas absorben calcio, ocasionando el activado, de esa manera la vía de señalización de la hormona jasmonato y la secreción de ácido clorhídrico y de enzimas digestivas.

La planta después de varias horas comienza a producir las enzimas que descomponen a la presa.

En los casos observados por el equipo de la Universidad de Wurzburgo en Alemania, se pudieron observar que las primeras señales características ocurrieron transcurrido el tiempo de seis horas estando el proceso en su momento álgido 24 horas más tarde. La trampa durante esta fase posee gran abundancia de enzimas digestivas y gran acidez.

Mediante una resonancia magnética tenemos la posibilidad de observar cómo la Venus atrapamoscas llena su "estómago" con la mezcla adecuada y procede a descomponer a su presa para extraer y absorber sus nutrientes. Nuevas informaciones indican que la trampa permanece seca cuando el flujo de calcio hacia las glándulas esta bloqueado. Por tanto la activación del calcio es crucial.

Comentarios

Publicar un comentario