LA TELOMERASA REVIERTE EL ENVEJECIENTO



Proteger los extremos de los cromosomas no solamente previene el envejecimiento, también puede revertirlo.
Un estudio realizado en ratones sugiere que el envejecimiento prematuro puede revertirse reactivando a la enzima que protege los extremos de los cromosomas.
Los ratones genéticamente diseñados sin la enzima telomerasa envejecían prematuramente pero recuperaron la salud cuando la enzima fue reemplazada.






También ofrece la posibilidad de que el envejecimiento humano normal pueda frenarse “despertando” a la enzima en las células donde ha dejado de funcionar, dice Ronald DePinho (especialista en Genética del Cáncer en el Instituto de Cáncer Dana-Farber y de la Escuela Médica Harvard de Boston, Massachusetts) quien dirigió el nuevo estudio.
Otros científicos, sin embargo, señalan que los ratones que carecen de telomerasa no son representativos del proceso de envejecimiento normal. Por otra parte, el aumento de la telomerasa en los seres humanos podría fomentar el crecimiento de tumores.
Los cromosomas tienen casquetes de ADN repetitivo llamados telómeros en sus extremos.
Cada vez que las células se dividen, los telómeros se acortan, y cuando caen por debajo de una cierta longitud las células dejan de dividirse y mueren. La telomerasa impide esta declinación en algunos tipos de células, incluyendo las células madre, agregando ADN a los extremos de los telómeros. Existía la esperanza de que la activación de la enzima podía ralentizar el envejecimiento celular.
Cuando los ratones están genéticamente diseñados para carecer por completo de telomerasa, sus telómeros se acortan progresivamente a lo largo de varias generaciones. Estos animales envejecen mucho más rápido que los ratones normales, son apenas fértiles y sufren de enfermedades relacionadas con la edad como la osteoporosis, la diabetes y la neurodegeneración. También mueren jóvenes. 
Para saber si estos efectos eran reversibles, el equipo de DePinho diseñó ratones en los que la telomerasa inactiva podía volver a activarse al alimentarlos con una sustancia química llamada 4-OHT.
Los ratones con la actividad de la telomerasa restaurada tenían cerebros notablemente más grandes que los animales que carecían de la enzima, y las células progenitoras neurales, que producen nuevas neuronas y células de sostén, comenzaron a trabajar de nuevo.
El inconveniente es que la telomerasa está frecuentemente mutada en los cánceres humanos, y parece ayudar a que los tumores existentes crezcan más rápido. Pero DePinho sostiene que, en primer lugar, la telomerasa debe impedir que las células sanas se conviertan en células cancerosas previniendo los daños en el ADN.
Otros investigadores están menos convencidos de que la telomerasa puede usarse de manera segura.
DePinho reconoce que hay otros factores que intervienen en el proceso de envejecimiento además de los telómeros acortados, especialmente en las etapas más avanzadas de la vida, pero sostiene que la terapia con la telomerasa podría algún día combinarse con otras terapias dirigidas a las vías bioquímicas del envejecimiento. 
Fuente: http://axxon.com.ar/noticias/2010/11/la-enzima-telomerasa-revierte-el-proceso-de-envejecimiento/

Comentarios