RanaMundo

RanaMundo

viernes, 27 de mayo de 2016

EL FUMARATO DE CLEMASTINA REVIERTE PARCIALMENTE LA PÉRDIDA DE VISIÓN POR ESCLEROSIS

Un antihistamínico común que se utiliza para tratar los síntomas de alergias y el resfriado común, llamado fumarato de clemastina, revierte parcialmente el daño al sistema visual en las personas con esclerosis múltiple (EM), según ha descubierto un estudio preliminar llevado a cabo por la Universidad de California, en San Francisco, presentado en la 68 Reunión Anual de la Academia Americana de Neurología en Vancouver.

La esclerosis múltiple es una enfermedad del sistema nervioso que afecta al cerebro y la médula médula espinal. El resultado es un daño de los nervios que transmiten la información desde y hasta el cerebro. En el caso del nervio óptico, lo que provoca es una neuropatía óptica que hace que los pacientes con esclerosis múltiple acaben perdiendo la visión.

El estudio incluyó a personas con esclerosis múltiple y neuropatía óptica, que es el daño al nervio que envía información desde el ojo hasta el cerebro. En las persona con EM, el sistema inmunológico destruye la mielina, la capa protectora alrededor de los nervios. El daño del nervio óptico es una consecuencia común de la enfermedad. Un estudio de cinco meses de 50 personas con una edad promedio de 40 años que tenía esclerosis múltiple durante un promedio de cinco años y tenía una discapacidad leve. Todos ellos tenían evidencia de una neuropatía óptica crónica estable.

Los participantes se sometieron a pruebas de visión al inicio y al final del estudio, para registrar el tiempo de transmisión de la señal desde la retina hasta la corteza visual. Para ser incluidos en el estudio, los participantes tenían que tener un retraso en el tiempo de transmisión superior a 118 milisegundos en la transmisión de las señales nerviosas entre la retina y la corteza visual en al menos uno de los ojos.

Durante los primeros tres meses de estudio, la mitad de los pacientes fueron tratados con el antihistamínico y la otra mitad con placebo. Los retrasos de la transmisión de las señales visuales se redujeron en un promedio de poco menos de dos milésimas de segundo en cada ojo por paciente entre los que recibieron el antihistamínico. Y como apuntan los autores, una mejora en el retraso en la transmisión, se considera un biomarcador de la reparación de la mielina.

Según los resultados, los participantes experimentaron un leve incremento de la sensación de fatiga con el fármaco. Los especialistas indicaron que aunque la mejora en la visión es modesta, el estudio es prometedor porque es la primera vez que un fármaco muestra que es posible revertir el daño causado por la esclerosis múltiple.

Ari Green advirtió que se necesitan más investigaciones con un mayor número de personas para que los médicos puedan recomendar fumarato de clemastina para las personas con EM y que nuevos fármacos con efectos aún más potentes se encuentran en desarrollo, incluidos esfuerzos destinados a mejorar la focalización y reducir los efectos secundarios de estos fármacos.

En definitiva, concluye:  ¨ Los resultados son preliminares, nuestro estudio ofrece un marco para futuras investigaciones sobre la reparación de la esclerosis múltiple y esperamos que sea la puerta a nuevos descubrimientos que potenciarán la capacidad innata del cerebro para llevar a cabo esta reparación.¨

Fuente: abc.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario