RanaMundo

RanaMundo

martes, 15 de noviembre de 2016

LAS CÉLULAS HUMANAS ALTERAN EL MATERIAL GENÉTICO DEL ZIKA PARA DEFENDERSE.

Desde el comienzo, hace ya más de un año, de la epidemia del virus del Zika en Sudamérica, diversas investigaciones se han desarrollado para intentar paralizar una infección que, aun siendo inofensiva en los adultos, puede resultar muy peligrosa, e incluso mortal, en caso de embarazo. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha reconocido que el Zika podría ser el culpable del aumento de los casos de microcefalia en fetos y bebés registrados en algunos países sudamericanos, sobre todo en Brasil.

Así, los diversos estudios e investigaciones tienen por objetivo desarollar una vacuna o un tratamiento eficaz contra el virus. Y por eso, como muestra un nuevo estudio realizado por investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de California en San Diego (EE.UU.), deberán tener en cuenta una nueva opción  hasta ahora desconocida: la infección supone cambios en el material genético no solo del virus, sino también de las células del paciente que se han visto infectadas.

Como explica Tariq Rana, director de esta investigación publicada en la revista «Cell Host & Microbe», «estoy realmente emocionado con nuestro trabajo porque nos enseña algo nuevo acerca del sistema inmunitario de los seres humanos. Además, nuestros hallazgos deben ser tenidos en cuenta por los investigadores que están diseñando las nuevas vacunas para el virus del Zika y los tratamientos dirigidos sobre el genoma viral. Y es que algunos enfoques no funcionarán hasta que se tenga en cuenta la metilación».

Metilación defensiva

 El ARN o ácido ribonucleico, en los seres humanos es el material genético que lleva las intrucciones codificadas en el ADN o ácido dexirribonucleico del núcleo celular al citoplasma, donde el mecanismo molecular usará las instrucciones para desarollar proteínas. Sin embargo, las células pueden variar el contenido de estas instrucciones y, así, variar la producción de proteínas. Y por eso, agregan grupos metilo –un proceso denominado ‘metilación’– a la adenosina, una de las cuatro bases o nucleósidos que se utilizan para fabricar el ARN. La conclusión de esta transformación es la N6-metiladenosina (m6A), ciertamente usual tanto en humanos como en otros organismos.


No obstante, el material genético que contiene las instrucciones para fabricar la proteína en el Zika y otros virus –caso del virus de inmunodeficiencia humana (VIH)– no está hecho de ADN, sino de ARN. Y lo que hacen estos virus es secuestrar el mecanismo molecular de la célula invadida para producir sus proteínas a partir de su ARN.

Como aclara Tariq Rana, «tras nuestro descubrimiento previo sobre el importante papel que juega la N6-metiladenosina del ARN en la infección por el VIH, decidimos investigarla también en el virus del Zika. No queríamos que se nos pasara por alto esta importante información, tal y como ocurrió durante 30 años en el caso del VIH».

Por esa razón, los investigadores examinaron qué sucede cuando el virus del Zika infecta un cultivo de células humanas. Y lo que observaron es que las células alteran el ARN viral con m6A como una vía para deshacerse de la infección. No obstante, este m6A ejerce como un reclamo para las enzimas celulares, que asisten en conjunto para desestabilizar la cadena de ARN viral.

Pero aún hay más; durante el proceso de metilación de la adenosina del ARN viral, la célula termina también introduciendo modificaciones específicas de m6A en su propio ARN. Unos cambios en la cadena de ARN humano que nunca se habían visto en ausencia del Zika.

Replicación disminuida

Y justamente, ¿cuál es la función de la metilación por la célula del ARN viral? Pues para contestar a esta pregunta, los investigadores suprimieron las enzimas celulares encargadas de esta metilación. Y en este caso, lo que percibieron es que cuando no contiene m6A, el ARN viral es mucho más estable, por lo que el virus se replica en mayor medida. De hecho, la inactivación de la expresión de las enzimas responsables de suprimir los grupos metilo –o lo que es lo mismo, que impiden la metilación del ARN viral– se relaciona con un descenso notable de la capacidad de replicación del Zika.

Y esta invención, ¿no podría utilizarse en el diseño de fármacos para combatir el Zika? Pues, cuando miramos desde un punto de vista teórico, sí. En realidad, los autores ya están creando pequeñas moléculas que intervengan sobre estructuras específicas del ARN viral como vía para luchar contra la infección.

Fuente: ABC

No hay comentarios:

Publicar un comentario