RanaMundo

RanaMundo

jueves, 3 de noviembre de 2016

CAPTAN LOS PILARES DE LA DESTRUCCIÓN DEL UNIVERSO.

Los Pilares de la Creación, en la nebulosa del Águila, son una de las imágenes del Universo más famosas por su espectacularidad y belleza. Pero hay otras enormes y evocadoras estructuras en otra nebulosa, esta vez la de Carina, que teniendo una naturaleza similar han merecido el apodo de los Pilares de la Destrucción por la acción devastadora de las estrellas a su alrededor. Han sido observadas por el instrumento MUSE del Very Large Telescope (VLT) del Observatorio Europeo Austral (ESO).

Las torres y pilares que pueden verse en las nuevas imágenes de la nebulosa de Carina son inmensas nubes de polvo y gas dentro de un centro de formación de estrellas que se encuentra, aproximadamente, a 7.500 años luz de distancia. En total, se observaron diez pilares que parecían claramente afectados por la radiación emitida por estrellas masivas cercanas.

«En un irónico giro, una de las primeras consecuencias de la formación de una estrella masiva es que comienza a destruir la nube en la que nació», explica el ESO en un comunicado. La idea de que las estrellas masivas tienen un efecto considerable en su entorno no es nueva: se sabe que estas estrellas lanzan cantidades enormes de potente radiación ionizante (emisión con la suficiente energía como para arrancar electrones de los átomos). Sin embargo, es muy difícil obtener evidencia observacional de la interacción entre estas estrellas y su entorno.


El equipo analizó el efecto de esta radiación energética en los pilares. Se trata de un proceso conocido como fotoevaporación, cuando el gas es ionizado y luego se dispersa, alejándose. Observando los resultados de ese proceso, que incluyó la pérdida de masa de los pilares, los investigadores fueron capaces de descubrir a los culpables: la radiación ionizante emitida por las estrellas cercanas.

Esto podría parecer una calamidad cósmica, con estrellas masivas destruyendo a sus propios creadores. Sin embargo, los astrónomos reconocen que aún no se comprende bien la complejidad de los mecanismos de retroalimentación entre las estrellas y los pilares. Estos pilares pueden parecer densos, pero las nubes de polvo y gas que componen las nebulosas son realmente muy difusas. Es posible que la radiación y los vientos estelares de las estrellas masivas en realidad ayuden a crear puntos más densos dentro de los pilares que luego puedan acabar formando estrellas.

Fuente: ABC

No hay comentarios:

Publicar un comentario