RanaMundo

RanaMundo

jueves, 26 de enero de 2017

LA ARAÑA QUE DESPLIEGA SUS SEDAS COMO UN PAVO REAL.

Muchas de las arañas, levantan su abdomen y bailan para sorpender a las hembras, como si se tratara de pavos reales. Que una araña muestre tal colorido es algo impresionante, explica el biólogo, Nate Morehouse, de la Universidad de Cincinnati. Y es que aunque tienen varios ojos, casi no diferencian colores más allá de grises, verdes y marrones.

Pero, algunas arañas saltadoras tienen colores brillantes en la cara y otras partes del cuerpo, y Morehouse se preguntó por qué, si las hembras no podían diferenciarlos.

Pero en la evolución todo tiene su motivo y Morehouse ha hallado que a este despliegue colorístico se suman también unos ojos especiales, "para verlo mejor". Y no exclusivamente en las hembras, también en los machos. El hallazgo se ha producido en dos géneros de arañas saltadoras, Habronattus, de América del Norte y el Maratus, de Australia, ambas del tamaño de mariquita. Los machos de ambos géneros tienen colores naranjas brillantes, rosas, rojos y amarillos. Además, estos "bichitos" de pocos milímetros, no solo saltan, sino que también bailan ágilmente, capaces de realizar bailes de cortejo que recuerdan los movimientos pélvicos de Mick Jagger.

Durante el cortejo los machos de Maratus alzan su tercer par de patas, de forma similar a cómo nosotros tratamos de llamar la atención de alguien elevando y cruzando los brazos sobre la cabeza. También alzan el abdomen, con preciosos dibujos en rojo y azul, además de un cúmulo de brillantes sedas de color naranja a lo largo de ambos bordes, parecidos al pavo real. Por eso estas arañas se conocen también como "pavo real".

Los dos géneros han llegado a diferenciar el color mediante "soluciones" distintas. El género Maratus tienen en sus ojos una células similares a las de las aves, que les proporciona distinguir los colores. En cambio, Habronattus, que también exhibe colores brillantes en cara, patas y "rodillas", pueden ver los colores gracias a un filtro rojo que poseen en sus retinas.

Y es que ambos géneros son tan distantes entre sí como nuestra especie y las hienas, dice Morehouse, y sus ojos han evolucionado de manera distinta para conseguir percibir el color, algo que no es habitual en los arácnidos.

Estas dos diferentes adaptaciones para distinguir el color se encuentran en la retina de los ojos principales en ambos casos. Habronattus utiliza un filtro rojo para crear un tercer tipo de células fotorreceptoras abundantemente sensible a la luz roja. Maratus no usa ningún filtro, pero tiene otros dos tipos de fotorreceptores, uno sensible al azul y otro al rojo.

"En el caso de Maratus, estas células fotorreceptoras adicionales son probablemente producto de una duplicación de genes que se ha desarrollado de forma similar a lo que ocurrió en humanos y otros primates superiores para ver el color", explica Morehouse. "En algún momento temprano en la evolución de los primates el gen responsable de la proteína que nos confiere sensibilidad al color verde se duplicó en dos copias". Finalmente una de las copias se hizo sensible al color rojo. Esto puede ser lo que ha ocurrido en Maratus, explica.

Fuente: ABC

No hay comentarios:

Publicar un comentario