RanaMundo

RanaMundo

viernes, 21 de abril de 2017

EL "PEQUEÑO" NEUROTRANSMISOR

Según una reciente investigación llevada a cabo en el Instituto de Fisiología, Biología Molecular y Neurociencias (IFIBYNE), dependiente de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA y del Conicet (Argentina) se ha hecho un singular hallazgo en nuestro sistema nervioso: un neurotransmisor de muy poco peso, en comparación con los demás ya conocidos. Se trata de los protones, partículas subatómicas de las que se ha podido saber que tienen la capacidad para generar cambios eléctricos y químicos en las células nerviosas.


Según palabras del director de la investigación, Osvaldo Daniel Uchitel, y tal y como se ha mencionado, se puede confirmar sin lugar a dudas que los protones pueden llegar a suscitar cambios eléctricos y químicos en las neuronas. Este hecho es algo novedoso, dado que los protones son partículas tan nimias que pesan alrededor de 180 veces menos que el resto de neurotransmisores de los que se tiene conocimiento.

Pese a la actualidad de este hecho, en 2008 un  grupo de biólogos alertó que los protones servían como neurotransmisores en la contracción muscular de un gusano, y posteriormente también se verificaron importantes funciones en el cerebro de los ratones, por lo que se podrían hacer ciertas conjeturas sobre el papel de los protones en el impulso nervioso.

Los investigadores a cargo de este estudio verificaron que los protones llevan a cabo su función de neurotransmisores en las llamadas sinapsis gigantes.

La revista "The Journal of Neuroscience" expone que en la sinapsis gigantes se liberan alrededor de 500 vesículas con un neurotransmisor llamado glutamato junto con cierta cantidad de protones. El equipo de investigación liderado por Osvaldo se interesó por saber si los protones por sí solos cumplían algún cometido. Efectivamente, tras bloquear los receptores del glutamato, se pudo observar que los protones generaban un pequeño impulso eléctrico suficiente como para activar la entrada de calcio.

Se podría decir que con este estudio se abre un abanico de posibilidades para la investigación en enfermedades neurodegenerativas y neuroinflamatorias, pero para ello hay que seguir estudiando y trabajando.

FUENTE: NCYT Amazings

No hay comentarios:

Publicar un comentario