RanaMundo

RanaMundo

miércoles, 11 de febrero de 2015

DOS NUEVOS ESTUDIOS RELACIONAN EL ALZHEIMER CON EL METABOLISMO CEREBRAL.

El Alzheimer explota en el cerebro en forma de depósitos ricos en proteínas, llamadas placas amiloides, mucho antes de que aparezcan el deterioro cognitivo y la demencia. Aunque la causa de la enfermedad sigue siendo desconocida, investigadores de la Universidad de Washington (EE UU), han descubierto un posible vínculo entre el metabolismo cerebral y la enfermedad.







Concretamente, los estudios relacionan los sitios de deposición de las placas amiloides con regiones del cerebro que se activan incluso cuando los individuos no se dedican a tareas orientadas a objetivos concretos.
Los resultados muestran que, en las personas afectadas por alzheimer, la placa se acumula en las zonas del cerebro que corresponden, en las personas sanas, a aquellas zonas donde un proceso metabólico - llamado glucólisis aeróbica - es elevado.

“Debido a que la glucólisis aeróbica puede ayudar al cerebro gracias a la gestión de subproductos metabólicos tóxicos y a la regulación de la muerte celular programada, los análisis sugieren una posible relación entre las funciones del cerebro alimentado por la glucólisis aeróbica y la aparición de la enfermedad de Alzheimer”, afirman los autores.

Aunque las células del cerebro utilizan la glucólisis aeróbica para obtener energía rápidamente a partir de pequeñas cantidades de glucosa, la mayor parte de su energía la consiguen a través de un proceso bioquímico más eficiente para quemar dicha molécula.

                                            

Una nueva luz entre sombras.

Con el  uso de la tomografía por emisión de positrones, el equipo liderado por Andrei G. Vlassenko, científico de la Universidad de Washington (EE UU), comparó en el primero de los estudios los cerebros de adultos neurológicamente sanos con los de personas afectadas por la enfermedad para determinar si el patrón de depósito de placa puede estar vinculada con el metabolismo cerebral subyacente.

El segundo de los estudios, liderado por S. Neil Vaishnavi, experto radiólogo de la misma universidad, revela que los niveles de la glucólisis aeróbica, que produce alrededor del 5% de la energía del cerebro, varía en las regiones cerebrales en las personas sanas.

Mientras que algunas regiones - como la corteza prefrontal y parietal, que se cree desempeñan un papel importante en la auto-referencia y control de tareas - mostraron unos niveles altos  de glucólisis aeróbica; otros, - como la formación del cerebelo y del hipocampo, que pueden afectar al control motor y la memoria - mostraron valores más bajos.






Fuentes:

No hay comentarios:

Publicar un comentario