RanaMundo

RanaMundo

jueves, 9 de abril de 2015

POSIBLE CLAVE DE LA VIDA EXTRATERRESTRE

En uno de los más profundos manantiales hidrotermales submarinos del mundo, en el Caribe, al oeste de Cuba a unos 2.300 metros de profundidad, han sido hallados una gran cantidad de pequeños camarones llamados Rimicaris hybisae, amontonados unos encima de otros, creando auténticas capas en las chimeneas de roca que emanan agua caliente. Este misterioso ecosistema podría albergar las claves para el descubrimiento de vida extraterrestre.

Científicos del Jet Propulsion Laboratory (JPL) de la NASA llevan años estudiando dichos organismos porque creen que su forma de alimentarse y su capacidad para soportar semejantes condiciones podían explicar cómo sería la vida en otros planetas y satélites.

Estos pequeños crustáceos se alimentan de bacterias alojadas en su boca y branquias, que producen la materia orgánica que les sirve para el sustento. Estas bacterias, capaces de vivir en estos manantiales submarinos que alcanzan temperaturas extremas de 400º C , serían igualmente capaces de sobrevivir en otros ambientes extremos debido a la quimiosíntesis, un proceso que permite a este tipo de organismos obtener energía de reacciones químicas, sin necesidad de luz solar. En este caso, los microorganismos utilizan ácido sulfhídrico, abundante en estas grietas hidrotermales, para producir materia orgánica y poder sobrevivir. El ácido sulfhídrico es tóxico para los organismos en altas concentraciones, sin embargo, las gambas, que tienen sensores termales, han logrado desarrollar un curioso mecanismo: situarse justo en un punto de las grietas donde hay suficiente agua oxigenada (y a una temperatura inferior a 400-450º C) y a la vez agua rica en ácido sulfhídrico y bacterias para alimentarse.

Es un ecosistema exclusivo que podría ser la clave para entender cómo podría formarse vida en satélites como Europa, o en otros planetas con actividad hidrotermal.

“Que un animal como éste pueda existir en la luna Europa depende en gran medida de la cantidad real de energía que se libera allí, a través de manantiales hidrotermales”, explica Emma Versteegh, investigadora del JPL,

Por tanto, la NASA se plantea investigar, en un futuro, los mares subterráneos de el satélite Europa con el objetivo de encontrar alguna forma de vida similar a ésta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario