RanaMundo

RanaMundo

jueves, 28 de mayo de 2015

DETECTAN UN CÁNCER DE HÍGADO USANDO UNA BACTERIA

Científicos de EE.UU. han ideado un método para detectar metástasis en el hígado de ratones con la ayuda de probióticos, una bacteria similar a la que se encuentra en los yogures. Muchos tipos de cánceres, como el de colon o el de páncreas, tienden a crear metástasis en el hígado y cuanto antes se puedan diagnosticar más probable es que se puedan tratar con éxito.


Science Translational Medine publica que los científicos usaron una cepa inocua de bacteria «E.coli» que coloniza el hígado y la programaron para producir una señal luminiscente que puede ser detectada con un análisis de orina.
Esta bacteria ha sido tratada durante años como posible vehículo como tratamiento para el cáncer debido a que estudios previos habían demostrado que las bacterias pueden penetrar y crecer en el microambiente de un tumor (ya que hay muchos nutrientes y en ellos, la inmunidad está comprometida).

Los científicos programaron genéticamente células para convertir la bacteria en un instrumento de diagnóstico y su primera idea fue desarrollar una bacteria que pudiera inyectarse a los pacientes. Sin embargo, decidieron investigar la posibilidad de administrarla por vía oral, tal y como se hace con los probióticos que se encuentran en el yogur, para lo que usaron un cepa inocua de "E.Coli" llamada Nissle 1917, que se comercializa como un impulsor de la salud gastrointestinal.

Los experimentos con ratones dieron como resultado que la bacteria suministrada no se acumulaba en posibles tumores del cuerpo, pero sí en los posibles del hígado, ya que la vena porta llevaba la bacteria desde el tracto digestivo hasta este órgano.
Gracias a los experimentos y sus resultados, los investigadores pudieron desarrollar un diagnóstico centrado en los tumores del hígado y en los resultados del los experimentos con ratones se confirmó que en los animales con cáncer de colon que se había extendido al otro órgano, la bacteria probiótica había colonizado los tumores matastásicos en el hígado casi en su totalidad.

Durante la investigación se manipuló la bacteria para aumentar el número de los marcadores del gen LacZ, que se dedica a codificar la proteína β-galactosidasa y hace que la bacteria aparezca azul cuando crece en un medio que contiene ese componente y los animales a los que se les había suministrado esa bacteria manipulada no presentaron ningún efecto secundario dañino.
Una vez en el interior del animal, el resultado de la actividad enzimática se excreta por la orina y causa un cambio de color, así en los ratones con metástasis de hígado su orina se volvía roja.

Los estudios se centraron en el hígado no solo porque es un objetivo natura de la «E.coli», sino porque además es difícil lograr imágenes de ese órgano con técnicas convencionales de diagnosis como los escáneres o las resonancias magnéticas, lo que hace difícil diagnosticar tumores por metástasis en él.
Los expertos esperan que este nuevo método permita la detección del cáncer de hígado en sus primeros estadios, aumentando así las posibilidades de tratarlo con éxito.

FUENTE:
http://www.abc.es/ciencia/20150528/abci-bacteria-localizar-cancer-201505280923.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario