RanaMundo

RanaMundo

miércoles, 21 de octubre de 2015

MATEMÁTICAS ANTES DE IR A DORMIR

Muchos padres leen a sus hijos un cuento
 antes de dormir. Aparte de resultar
entretenido, acostumbrar a un niño a escuchar y comprender historias puede ayudarle a reforzar sus capacidades lingüísticas, un aspecto que los pequeños abordan también en la escuela. Sin embargo, algo mucho menos habitual es que los padres realicen con sus hijos actividades lúdicas orientadas a ejercitar sus conocimientos de matemáticas.

Un estudio reciente sugiere que modificar mínimamente ese hábito bastaría para mejorar de manera notable el rendimiento de los niños en matemáticas. Según Talia Berkowitz y otros psicólogos de la Universidad de Chicago, leer a niños de primaria uno o más «cuentos matemáticos» a la semana puede hacer que, al final del curso académico , los pequeños ganen el equivalente de hasta tres meses de aprendizaje escolar en dicha materia.

Los investigadores dieron a 420 familias del área de Chicago un iPad con la aplicación Bedtime Math. Esta aplicación electrónica incluye historias cortas que mencionan explícitamente conceptos relacionados con los números, las formas geométricas y otras nociones matemáticas. Al mismo tiempo, un grupo de control formado por 167 familias recibió una aplicación con historias casi idénticas pero en las que se omitían dichos conceptos.

Después, los padres debían formular a los niños preguntas.

Un test estandarizado realizado al principio y al final del año académico reveló que, en comparación con el grupo de control, los niños del grupo experimental habían aumentado de manera significativa sus destrezas en matemáticas. Curiosamente, la mejora fue más notoria en aquellos niños cuyos padres reconocían sentir fobia hacia las matemáticas, una actitud común en buena parte de la población adulta.

Los investigadores creen que dicho efecto podría deberse a que, en las familias en que los padres no rehuyen los conceptos matemáticos cuando hablan con sus hijos, buena parte de ese refuerzo extraescolar ya estaría hecho. Los autores argumentan en su artículo que este tipo de actividades sencillas podría evitar que el desasosiego que algunos padres sienten con respecto a los números acabe repercutiendo nergativamente en la educación matemática de sus hijos.

FUENTE: YCIENCIA

No hay comentarios:

Publicar un comentario