RanaMundo

RanaMundo

jueves, 12 de noviembre de 2015

CARBOHIDRATOS EN EXCESO: UN DULCE ENEMIGO



Los Carbohidratos refinados causan efectos devastadores en la salud general.No se puede negar lo sabroso que es comerse un pan, una torta, una dona o una pizza, pero tampoco se puede negar que estos productos consumidos en exceso o como base de nuestra alimentación diaria, son la causa de la gran mayoría de los trastornos de salud que aquejan al hombre actual.



El objetivo que perseguimos siempre que comemos algo, es al final,obtener energía. Y estos productos sí que son energéticos debido a su alto contenido de glucosa, por lo cual son conocidos con el nombre genérico de glúcidos o carbohidratos. Es bueno aclarar, como ya lo hemos dicho en "CALCULA TU DIETA CETOGÉNICA", que los carbohidratos son macro-nutrientes necesarios ya que el organismo requiere de cantidades mínimas de glucosa para nutrir aquellas células que dependen en su totalidad de la glucosa (glóbulos rojos) o aquellas que no siendo totalmente dependientes requieren un mínimo de este micro-nutriente (cerebro). No podemos, en consecuencia, cortarle totalmente los carbohidratos el cuerpo, porque el organismo nos pasará una factura de cobro bien costosa. Como no podemos suprimir en su totalidad de carbohidratos, es necesario que a la hora de su obligatorio consumo sepamos escoger qué clase de este macro-nutriente comeremos. Porque hay dos clases de carbohidratos: los naturales y los refinados.

Los carbohidratos naturales, son aquellos que encontramos en su estado natural en los vegetales y frutas y que no han sido manipulados industrialmente por el hombre. Los carbohidratos refinados, por el contrario, son todos aquellos obtenidos por el hombre industrialmente a partir de los vegetales. Estos refinados son productos modernos de la industria alimentaria que han sido obtenidos por molienda (que no es mala) y por agresivos procesos químicos de blanqueo y refinación (estos últimos sí que son una maldad). 

El exceso de carbohidratos refinados se convierte en glucosa una vez digerido. De esta glucosa, el organismo toma la que necesita para la producción de energía en las células. Una parte de la glucosa que sobra se fermenta y se convierte en ácido láctico con lo cual se crea un estado de acidez que reduce el oxígeno y el metabolismo. La parte restante es convertida en grasa que se acumula en el tejido adiposo, formando las conocidas “llantas” de la cintura en el hombre o en las caderas de la mujer. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario