RanaMundo

RanaMundo

viernes, 6 de noviembre de 2015

Hallan una bacteria para combatir el calentamiento global

 El dióxido de carbono, el principal elemento de la asimilación atmosférica de gases con efecto invernadero, una deposición culpable del calentamiento global, puede ser capturado y anulado mediante un proceso que de manera natural, aunque a menor medida, llevan a cabo ciertas bacterias del fondo marino.

Ya existen medios capaces de hacer algo parecido, pero el precio es elevado y en el caso de otras estrategias, existe el problema de que convertir el dióxido de carbono en un compuesto inofensivo necesita una enzima duradera y resistente al calor. Ahí es donde la bacteria toma parte, estudiada por el equipo de Avni Bhatt, Brian Mahon y Robert McKenna, de la Universidad de Florida en Estados Unidos.

La bacteria, la Thiomicrospira Crunogena, fabrica anhidrasa carbónica, una enzima que ayuda a eliminar el dióxido de carbono en organismos.




¿Que hace tan atractiva a la bacteria de las profundidades del mar?
Vive cerca de fumarolas hidrotermales, así que la enzima que produce está preparada para actuar a las altas temperaturas existentes alrededor de dichas fumarolas. Y eso exactamente es lo que se necesita para que una enzima deba funcionar durante el proceso de disminución del dióxido de carbono industrial. La bacteria ha evolucionado para poder procesar esos problemas de temperaturas y presiones extremas. Ya se ha adaptado de forma natural a algunas situaciones a las que se podría enfrentar a unas instalaciones industriales.

El proceso de captura y contrarrestacion del dióxido de carbono mediante esta forma de origen bacteriano seria el próximo:
La enzima, la anhidrasa carbónica, realiza una reacción química entre el dióxido de carbono y el agua. El primero interactua con la enzima, y el resultado es la alteración del gas que realiza un efecto invernadero en bicarbonato. El bicarbonato mas tarde puede ser tratado para la elaboración de distintos productos.

En unas instalaciones instalaciones industriales, la anhidrasa carbónica quedaría paralizada con un disolvente dentro de un recipiente reactor que actúa como una gran columna de desinfección. Al gas de una salida de humos, se le haría pasar a través del disolvente, y la anhidrasa carbónica convertiría el dióxido de carbono en bicarbonato.

Para neutralizar grandes cantidades de dióxido de carbono industrial, se necesita una gran proporción de anhidrasa carbónica, así que el grupo de McKenna ha buscado y encontrado una forma de crear la enzima sin tener que recogerla varias veces del fondo marino. La enzima puede ser creada en un laboratorio usando una versión modificada genéticamente de la bacteria común E.coli (Escherichia coli).


Aun quedan muchas investigaciones que realizar, puesto que, hasta ahora, McKenna y sus colaboradores solo han producido algunos miligramos de  la anhidrasa carbónica, y claramente se necesitarían cantidades mucho mayores para anular el dióxido de carbono a una escala industrial. Antes de que esta marcha pueda ponerse en acción contra el dióxido de carbono, se debería encontrar formas mas productivas.

FUENTE: NCYT amazings

No hay comentarios:

Publicar un comentario