RanaMundo

RanaMundo

miércoles, 27 de enero de 2016

UNA SEMILLA DE 130 MILLONES DE AÑOS

Muestra de los fósiles y las diferencias del embrión en los ejemplares estudiados.

¿De qué tamaño eran las plantas con flores hace entre 120 y 130 millones de años?¿cómo vivían y se adaptaban a su entorno y cómo se reproducían?

Un fósil que data del Cretácico Inferior y mide menos de 2,5 milímetros puede responder a todas estas preguntas.Un grupo de investigadores del Museo de Historia Natural de Suecia ha encontrado una serie de fósiles que se han conservado perfectamente y han permitido a los investigadores analizar las semillas que contienen.

Else Marie Friis, autora de la investigación, y su equipo analizaron 250 semillas encontradas en Portugal y Norteamérica, de las que aproximadamente 75 eran plantas con flores. Utilizando un acelerador de partículas y rayos X, pudieron observar los embriones de las semillas y los tejidos circundantes de almacenamiento de nutrientes. Encontraron que estos embriones medían un poco menos de un cuarto de milímetro.

El tamaño de los embriones es consistente con la idea de que la inactividad de la semilla permitió a las primeras plantas con flores sobrevivir a duras condiciones ambientales y colonizar hábitats inestables, según explica el estudio. "Eran plantas de estatura pequeña con ciclos de vida rápidos", cuenta Friis. "Pero las semillas podían sobrevivir hasta que las condiciones para reproducirse fueran favorables".

Los investigadores se sorprendieron de lo bien conservadas que estaban las estructuras celulares. Esto posibilitó un análisis exhaustivo, con el que pudieron clasificar a estas plantas como oportunistas, es decir, eran las primeras en colonizar un territorio desocupado.

Esta investigación completa la información que se tiene hasta el momento de los datos sobre biología, ecología y germinación de semillas del Cretácico Inferior. Y añade que la diversificación de las plantas de esta época inició cambios fundamentales en la composición de la vegetación terrestre.












Fuente: El País

No hay comentarios:

Publicar un comentario