RanaMundo

RanaMundo

jueves, 25 de febrero de 2016

EL ÚNICO ANIMAL INMUNE AL CÁNCER


Este peculiar animal llamado ratopín rasurado, no sufre tumores gracias a una similar molécula que los humanos utilizamos contra las arrugas. Dicha molécula es una variante del ácido hialurónico. Es uno de los mamíferos más raros del mundo y probablemente de los más feos por su parecido a una salchicha, pero a más de uno nos gustaría poseer su increíble cualidad.


Nuestro simpático amigo es el ratopín rasurado, un roedor de África, que habita en sus sabanas y que carece de pelo. Al igual que las hormigas, su organización es en colonias, se ha descubierto también que es el único animal conocido que no tiene la posibilidad de sufrir cáncer y además nunca bebe agua.

Como dato asombroso entre roedores es su longevidad, llegando hasta los 30 años, un dato realmente increíble y que ya está siendo estudiado por distintos científicos del mundo con el objetivo de alargar la vida de los seres humanos.

Este animal (que también es insensible al dolor que causa el ácido en la piel), nos explica que su inmunidad contra el cáncer se debe a una sustancia derivada del ácido hialurónico, el ratopín rasurado aprovecha mejor esta sustancia que el resto de los mamíferos, los humanos por ejemplo, la utilizamos para borrar arrugas mediante inyecciones o la mejora de la conservación de la piel.

El Heterocephalus glaber, más comúnmente conocido como ratopín rasurado o 'rata topo calva', es el único mamífero que asemeja su forma de vida con la de un insecto, ya que poseen una reina todopoderosa a la que sirven fieles obreros y soldados.

Investigadores de la Universidad de Rochester (EEUU) como Andrei Seluanov, se han dedicado prácticamente una vida estudiando a estos animales, los cuales se encuentran en su laboratorio con unas condiciones exactas a las del subsuelo africano; 32 grados. En el experimento que realizó Seluanov tras 25 años, en sólo un caso de 25.000 ratopines, se desarolló cáncer, algo anormal ya que los roedores son muy vulnerables a esta enfermedad.

Este científico ruso demostró que la misma sustancia que le da al ratopín su elasticidad en la piel para reptar es la que provoca su inmunidad contra el cáncer. Esta sustancia viscosa que deriva del ácido hialurónico es una cadena con átomos de carbono e hidrógeno que producen la mayoría de las células del cuerpo y que ayuda a controlar el crecimiento de los órganos hasta su tamaño adecuado. La variante del ratopín es una cadena mucho más grande y larga. El gran tamaño de esta molécula es fundamental para la protección ante el cáncer.

Hoy en día, el objetivo es ver si se puede lograr que los humanos vivan más de 100 años sin cáncer, ya se está experimentando este hecho con ratones transgénicos y aunque sea algo que llevará mucho tiempo, hay muchas posibilidades de combatir el cáncer en humanos con este descubrimiento.

FUENTES: LIBERTADDIGITAL.COM
                    ESMATERIA.COM






No hay comentarios:

Publicar un comentario