RanaMundo

RanaMundo

viernes, 26 de febrero de 2016

LA QUIMIOTERAPIA SE ADAPTA A LA MEDICINA PERSONALIZADA

Tratamientos dirigidos y medicina personalizada son dos de los mantras de la oncología actual. Se refieren al diseño de fármacos que responden específicamente a algunas características genéticas del cáncer de cada paciente. Nada que ver con los procedimientos con más años, como la radioterapia o la quimioterapia. Pero estos procedimientos también buscan más eficacia con menos efectos adversos, y ya se estudian adaptados a las características de cada paciente.



Un reciente estudio publicado en The Lancet hecho en personas con cáncer de mama es la última prueba de ello.
En el trabajo se ha comparado la quimioterapia más usada, el placlitaxel, con una nueva formulación de este, el nab-placlitaxel (de Celgene). La diferencia es que este último aporta el mismo principio activo, pero en nanopartículas rodeadas de albúmina. Con ello, la célula cancerosa, que necesita un aporte extra de nutrientes, le abre la puerta, confundida por la albúmina del exterior. Una vez dentro, el fármaco quimioterápico actúa.

Pero el estudio Gepar-Septo GBG69 del Grupo Alemán de Cáncer d Mama va más allá. En la oncología actual, no se puede hacer una comparativa en general. Hay que tener en cuenta el tipo de tumor del que se trata. A rasgos generales, los de pecho se dividen en tres grupos: los susceptibles a la terapia hormonal, os que tienen sobreexpresado el gen HER2 y los que no tienen ninguna de estas características. Estos últimos, llamado triple negativos son los de peor pronóstico. Todavía no se les ha encontrado el rasgo característico que permita desarrollar tratamientos específicos, y por eso son responsables de la mayoría de fallecimientos por cáncer de mama en los países ricos.

Precisamente en estos tumores triple negativos concurren dos circunstancias: el tratamiento con nab-placlitaxel da mejores resultados que el del quimioterápico sencillo, y esto es especialmente importante porque tiene menos opciones terapéuticas. En el ensayo participaron 1.206 personas con cáncer de mama invasivo primario que no se habían tratado anteriormente. El resultado fue que la tasa de remisión total del tumor fue del 48,2% para los del primer grupo y del 26,3% para los del control.

Colleoni se plantea si habrá que considerar esta nueva quimioterapia como el estándar de tratamiento en estos casos, aunque él lo pospone a que haya más datos y a que se vea qué sucede con los efectos adversos, algo mayores con el nab-placlitaxel, sobre todo la neutropenia.

FUENTE:EL PAÍS

No hay comentarios:

Publicar un comentario