RanaMundo

RanaMundo

viernes, 15 de abril de 2016

¿EL ESTORNUDO, PARA DENTRO O PARA FUERA?

El estornudo es un acto reflejo mediante el que se produce la expulsión de aire pulmonar a través de las fosas nasales y, en ocasiones, también por la boca. Habitualmente se produce en respuesta a algún factor desencadenante físico, químico, alérgico o infeccioso, siendo un mecanismo defensivo de nuestro organismo. El aire expulsado por este mecanismo alcanza velocidades muy altas y en su salida arrastra las partículas o gérmenes que lo han producido.
Reprimir un estornudo produce los efectos contrarios a los comentados: no se produce el arrastre de partículas irritantes o gérmenes, y la fuerza del aire actúa contra los propios tejidos, lo que explica las posibles consecuencias que dicha actuación ocasionaría.
Por un lado, los gérmenes presentes pueden ser desplazados hacia zonas más internas de la fosa nasal, senos paranasales u oído medio, colonizando dichas zonas y produciendo o agravando infecciones.
Por otro lado, el aumento de presión originado al reprimir el estornudo puede originar algunas consecuencias negativas para nuestra salud, como pueden ser pequeñas roturas vasculares (sangrado por la nariz o hemorragias en la conjuntiva ocular o el tímpano), inflamación de fosas nasales, inflamación timpánica, dolor de oído, mareos, alteraciones en la audición, o dolor de cabeza, entre otras.
Por último, recordar que debemos evitar el estornudo en el ambiente o frente a otras personas. Debemos hacerlo sobre un pañuelo de papel desechable, para evitar propagar las infecciones y evitar reservorios de gérmenes susceptibles de causarlas.
El Pais

No hay comentarios:

Publicar un comentario