RanaMundo

RanaMundo

miércoles, 13 de abril de 2016

LAS SUPERBACTERIAS QUE VIVEN EN CHERNÓBIL

Aunque su nombre recuerda a una de las mayores catástrofes medioambientales de la historia, Chernóbil no es sinónimo de ausencia absoluta de vida. En el escenario inhóspito que dejó el accidente nuclear hay poco rastro de presencia humana, pero algunas especies de vegetales, insectos y aves son capaces de resistir la radiactividad 30 años después del desastre. ¿El hecho de vivir en ambientes radiactivos podría generar una resistencia a la radiactividad? Esa es la pregunta
fundamental que plantea un reciente estudio publicado en la revistaScientific Reports, el primero en confirmar la resistencia de ciertas bacterias a dosis intermedias de radiactividad, fruto de un trabajo liderado por el biólogo español Mario Xavier Ruiz-González.

Las bacterias pueden sobrevivir en el lugar más insospechado del planeta. También en los entornos radiactivos. Esa es la hipótesis inicial de esta investigación pionera que considera la radiactividad como una condición de estrés, al igual que las temperaturas extremas, a las que se adaptan los animales y las plantas como motor de los procesos evolutivos.

Las muestras para realizar el estudio proceden de los microorganismos de las plumas de golondrinas que habitan en Chernóbil. “Sabemos que estas bacterias son exclusivas de Chernóbil porque los pájaros mudan allí las plumas durante unos meses y, por tanto, las nuevas han crecido allí y la flora bacteriana que han adquirido es endémica”, explica Ruiz-González, autor principal del artículo.

Desde la ecología evolutiva, biología, ornitología, microbiología y bioquímica, el equipo de la investigación lo forman entre otros especialistas el ornitólogo Anders Pape Moller, de la Universidad de París-Sur, y el biólogo Timothy A. Mousseau, de la Universidad de Carolina del Sur, reconocidos por ser el principal equipo en estudiar las malformaciones de vegetales y animales en Chernóbil. Ambos son los únicos investigadores del grupo que han accedido a la llamada Zona de alienación para extraer muestras del plumaje de las golondrinas.

Tras aislar 87 especies distintas procedentes de cuatro granjas —tres de Chernóbil con distinto nivel de radiactividad y una de Dinamarca— y someterlas a un irradiador de rayos gamma, el resultado fue contrario a la hipótesis de los investigadores, quienes esperaban que las bacterias de Chernóbil sometidas a altas dosis de radiactividad se adaptasen mejor que las de otros lugares.

La resistencia no se desarrolla por el hecho de vivir en radiactividad, sino que solo es posible a cierto nivel de radiactividad. Resistente tampoco significa que exponerse a radiactividad favorezca el crecimiento de las bacterias, sino que crecen menos al encontrarse en un ambiente hostil. La radiactividad afecta de forma negativa, pero esas bacterias sobreviven, y mucho más que cualquier otra bacteria de otras zonas radiactivas”.

La idea del estudio, de un año de trabajo, surgió cuando este biólogo investigaba en la Universidad Paul Sabatier de Toulouse los procesos ecológicos entre hormiga, planta y hongo de la selva amazónica en la Guayana Francesa. “Fue circunstancial. Estaba charlando con un compañero de laboratorio, especializado en microbiología de las patologías de las aves y que trabaja con material de Chernóbil.


No hay comentarios:

Publicar un comentario