RanaMundo

RanaMundo

viernes, 18 de noviembre de 2016

ENVEJECIMIENTO CELULAR: MECANISMO PROTECTOR

Un reciente informe publicado en una revista científica nos habla acerca de un equipo gallego que ha descubierto que el envejecimiento natural de las células a medida que se va llegando a la vejez, actúa como un escudo protector frente a los virus. Esta novedad ha sido testada sobre ratones, mediante la inducción de ciertos patógenos en ellos. Ya se conocían los efectos de dicho mecanismo sobre diferentes agresiones externas, pero este nuevo dato aportado nos da más posibilidades para indagar en posibles terapias nuevas relacionadas con el cáncer.

Es un hecho que nuestras células, conforme envejecemos, pierden ciertas capacidades. Una de ellas es la capacidad de repruducirse y dar lugar a la división celular. Las células se sumen en una etapa en la que "paralizan" o ralentizan su actividad, lo que les permite enfrentarse a patógenos externos, como ya se ha mencionado. Este proceso se llama senescencia celular. Gracias a este proceso se han podido desarrollar ciertos medicamentos en los que su función era accionar la senescencia. Sin embargo, hasta ahora nada se sabía acerca de la ventaja que este proceso natural supone.

Tradicionalmente siempre se ha dado por hecho que en la vejez estamos más expuestos a contraer virus precisamente por el envejecimiento que deterioran la realización de las funciones de las células. Pero este estudio realizado en ratones prueba lo contrario; las células de una persona de avanzada edad son más resistentes frente a contraer virus.

En este experimento, como ya se ha citado, realizado en ratones, consistió en insertarle un agente patógeno modelo, llamado estomatitis vesicular, a diferentes roedores. La prueba demostró que, efectivamente, las células de los ratones más veteranos eran más eficientes contra la infección que se les desarrolló como consecuencia de ese agente patógeno que entró en su organismo que el resto de ratones.

Luego se probó este experimento en vivo, ya que se indujo al grupo de roedores un gen de una enfermedad que activa el proceso de senescencia. Se volvió a comprobar que los roedores veteranos parecían ni siquiera haber apreciado ese virus que se les implantó.

Este estudio no nos permite controlar las infecciones, pero sí proponer ciertos ensayos que permitan acabar con las células que forman un tumor.

FUENTE: La voz de Galicia

No hay comentarios:

Publicar un comentario