RanaMundo

RanaMundo

lunes, 7 de noviembre de 2016

MICROBIOS MÁS RESISTENTES A LOS MEDICAMENTOS

Las infecciones resistentes a los medicamentos antimicrobianos constituyen la segunda causa de 
muerte en el mundo. En septiembre se convocó una reunión de alto nivel en la Asamblea General de la ONU, en la que se decidió desarrollar una estrategia contra el problema. Lo que no mata a los microbios los fortalece. Un grupo de microbianos que causan enfermedades infecciosas está siendo cada vez más resistente a fármacos que hace unos 70 años atrás lograban combatir su efecto nocivo para la salud.

Ciertas bacterias han descubierto la forma en que actúan determinados antibióticos en su intento por curar el daño. Lo mismo han hecho específicos virus con antivirales, hongos con antifúngicos y parásitos con antiparasitarios. Las infecciones resistentes a los medicamentos antimicrobianos constituyen la segunda causa de muerte en el mundo.

En 2004 causaron la muerte de 14.9 millones de personas en el planeta, lo que representó el 29% de todos los fallecimientos ocurridos ese año, expuso el médico norteamericano Barry Eisenstein, especialista en enfermedades infecciosas, en el XIV Seminario Latinoamericano de Periodismo en Ciencia y Salud, celebrado en Boston, Estados Unidos (EU).

"En 2050 la resistencia microbiana se convertirá en la primera causa de muerte en el mundo".Barry EisensteinEspecialistas en enfermedades infecciosas. Todo apunta a que si no se logra frenar este problema de salud pública, en 2050 la resistencia microbiana se convertirá en la primera causa de muerte en el mundo, remarcó el especialista en su intervención.

De todos estos microbianos, las bacterias son las que representan el principal problema de salud pública en el ámbito de infecciones resistentes. El 70% de las infecciones nosocomiales (adquiridas en hospitales) son causadas por bacterias que son resistentes a un antibiótico al menos, dijo Eisenstein.

De acuerdo a un reporte de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EU, cada una de estas “superbacterias” infectan a más de 2 millones de personas y causan la muerte de por lo menos 23 mil pacientes anualmente en EU.

Este problema fue abordado en septiembre pasado durante la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas realizada en Nueva York (EU), en donde se convocó una reunión de alto nivel en la que jefes de Estado “se comprometieron a adoptar una estrategia de amplio alcance y coordinada para abordar las causas fundamentales de la resistencia antimicrobiana en múltiples sectores”, señala un comunicado de la Organización Mundial de la Salud.

El médico colombiano Aurelio Otero, también expositor del seminario, añadió que actualmente se cuenta con bacterias “cada vez más difíciles de combatir, y hay cada vez menos antibióticos para tratarlas”.

Incluso, en diversos países del mundo, entre ellos EU, se han reportado casos de bacterias inmunes, es decir, que han sido resistentes a antibióticos específicamente utilizados como medicamentos de último recurso, según datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

¿Qué factores han conllevado a que los microbianos sean resistentes a los fármacos y cuáles son las soluciones que se proponen para atender este problema de salud pública?

El impacto del abuso de antibióticos

El uso no apropiado o indiscriminado de fármacos, como los antibióticos, es apenas uno de los múltiples factores que conllevan a que algunos microbios —como las bacterias— sean incurables y causen la muerte. Este fenómeno es conocido como “resistencia microbiana” o “resistencia a los antimicrobianos”.

Existen muchos otros, entre los que están el abuso de antibióticos por parte del personal médico y el uso de antimicrobianos en la cría de animales, enumeró el médico colombiano Aurelio Otero, un expositor del XIV Seminario Latinoamericano de Periodismo en Ciencia y Salud, celebrado en Boston, Estados Unidos (EU).

Tipos de bacterias

Las bacterias que causan infecciones se clasifican en Gram positivas (como Enterococcus faecium, S taphylococcus aureus y Clostridium difficile) y Gram negativas ( Acinetobacter baumannii, Pseudomonas aeruginosa, Escherichia coli, Klebsiella pneumoniae y Enterobacteriaceae species), siendo las últimas las que representan el mayor problema de salud pública, mencionó el especialista.

Existe una necesidad médica urgente de tener medicamentos apropiados para tratar estas últimas.

“Las bacterias Gram negativas pueden tener sexo y a través de este se pasan los plásmidos, que son los genes que conllevan a la resistencia al antibiótico; estas son muy adaptativas, lo que genera una alta resistencia”, explicó Otero.

Consecuencias

El hecho de que una persona tenga una infección por bacteria resistente incrementa su riesgo de muerte, aumenta su estadía hospitalaria y eleva los costos. A su juicio, la tendencia mundial del crecimiento de la resistencia bacteriana está fomentando un fenómeno llamado como “la tormenta perfecta”, es decir: “se están creando bacterias muy resistentes y cada vez hay menos antibióticos para tratarlas”. En este sentido, Otero agregó que “si se empieza [a utilizar] mal el antibiótico [en un paciente con una infección bacteriana], se le estaría restando supervivencia”.

Las cifras hablan por sí solas. El hecho de padecer una infección por Pseudomonas aeruginosa resistente incrementa el riesgo de muerte entre 1.8 y 5.4 veces y se incrementa las probabilidades de estancia hospitalaria entre 5.7 y 6.5 días, indicó el médico.

Los costos atribuibles a ese mismo paciente infectado con Pseudomonas aeruginosaresistente durante su estancia hospitalaria se podrían traducir entre 12 mil a 32 mil dólares. Más futuro para las bacterias que para la humanidad. La tendencia mundial del crecimiento de la resistencia bacteriana está fomentando un fenómeno llamado ‘la tormenta perfecta’.

Más educación

Por ello, se necesita una mayor educación sobre el uso correcto de los fármacos antimicrobianos, quien aboga para que en los diversos países se establezcan controles que fomenten “el uso racional de los antibióticos”. Ese uso racional, en palabras de Otero, se logra con la selección del antibiótico correcto en determinado paciente, para lo que primero se debe identificar qué tipo de bacteria afecta a la persona. Así mismo, el antibiótico debe ser utilizado con la duración correcta y se debe utilizar la ruta de administración y dosis apropiada. Solo velando por el buen uso de los antibióticos, a través de la educación, se podrá hacer frente a esta amenazada de salud pública, reflexiona.

FUENTE: La Prensa

No hay comentarios:

Publicar un comentario