GEN QUE PUEDE REGENERAR EL SISTEMA NERVIOSO

Un grupo de investigación en el Instituto para la Innovación y la Investigación en la Salud de la Universidad de Oporto, ha descubierto una proteína que va asociada con la dislexia y que ayuda a favorecer en el desarrollo de las células del cerebro y en la regeneración del tejido nervioso.

Esta investigación muestra que la proteína KIAA0319 es imprescindible en la regulación del crecimiento de los axones.

Si se logra disminuir el nivel de esta proteína, se podría aumentar la capacidad de regeneración del tejido nervioso.

La reactivación del crecimiento de las células nerviosas se detiene después del estado embrionario del ser humano, esto permitiría luchar contra algunas enfermedades neurológicas como alguna lesión medular que afecta al sistema nervioso y que podría llegar a causar una parálisis total o parcial del cuerpo.

En el caso de la dislexia, que es la dificultad de aprendizaje, se manifiesta en personas que no presentan ningún tipo de discapacidad física. El estudio de la dislexia ha podido determinar que las personas que la padecen tienen niveles bajos de la proteína KIAA0319, aunque no se sepa todavía con exactitud el funcionamiento de ésta.

Se sabe que la aparición de la dislexia está relacionada con esta proteína debido a un error que se produjo en el desarrollo embrionario.

Un grupo de investigadores han demostrado que el gen KIAA0319 controla el crecimiento de las neuronas, especialmente de los axones. Los investigadores trabajaron con dos grupos diferentes de ratones, unos con el gen y otros sin él. Todos presentaban lesiones nerviosas. Lo que descubrieron fue que los ratones que tenían una sobreexpresión del gen KIAA0319 no manifestaron ninguna capacidad de regeneración de los tejidos nerviosos, mientras que los que carecían de este gen registraron un crecimiento de los tejidos nerviosos dañados antes del experimento.

La conclusión a la que llegaron fue que la sobreexpresión del gen KIAA0319 reduce el crecimiento de los axones, mientras que en su ausencia se estimula el crecimiento de los axones y las dendritas, haciendo posible la conexión entre células nerviosas y el restablecimiento de la red neuronal dañada. Los inhibidores  de este gen favorecen al crecimiento de las neuronas.

Fuente: Periódico Puntual.




Comentarios