RanaMundo

RanaMundo

jueves, 25 de mayo de 2017

PLANTAS, GRAN FUENTE DE CONTAMINACIÓN ATMOSFÉRICA

Las plantas (árboles , arbustos etc.) emiten más productos químicos favorecedores de la formación de ozono durante las olas de calor, y por lo tanto, considerándolas así, una fuente de contaminación sorprendente debido a que se considera que la planta de árboles es una táctica para hacer de las ciudades un lugar más "limpio".


Durante estas olas de calor los niveles de contaminación aumentan, y se forma un capa de ozono a nivel del suelo de un 60% debida a la emisión de las sustancias químicas de arbustos urbanos.

Robert Young, experto en planificación urbana en la Universidad de Texas en Austin dice: "Todo tiene múltiples efectos. Los resultados, advierte, no significan que los programas centrados en la plantación de árboles en las ciudades deben parar. En lugar de ello, se necesitan medidas más estrictas para controlar otras fuentes de contaminación del aire, tales como las emisiones de sustancias contaminantes de los vehículos.

Los árboles, obviamente aportan beneficios (conversión de dióxido de carbono a oxígeno, proporcionan sombra de refrigeración...) pero también, como ya hemos mencionado, emiten sustancias químicas; por ejemplo : isopreno, puede reaccionar con compuestos hechos por el hombre, tales como óxidos de nitrógeno, para formar ozono a nivel del suelo, un gas incoloro que puede ser peligroso para la salud humana. 
Los monoterpenos y sesquiterpenos también reaccionan con los óxidos de nitrógeno, y cuando lo hacen, un montón de partículas diminutas, similar a hollín, se acumulan en el aire. En las ciudades, los coches y los camiones son fuentes importantes de estos óxidos.

Galina Churkina de la Universidad Humboldt de Berlín y sus compañeros, compararon en un nuevo estudio, simulaciones de concentraciones químicas emitidas por plantas en el área metropolitana de Berlín-Branderburg centrándose en dos años diferentes en época veraniega en los cuales se sufrieron olas de calor y temperaturas algo más típicas, respectivamente. 
En temperaturas de unos 25ºC en esos dos veranos, la emisión de sustancias químicas por parte de las plantas contribuyó de un 6-20% en la producción de ozono.
Cuando la temperatura se elevó a más de 30°C, la emisión de sustancias químicas por parte de las plantas llegó a contribuir en la producción de ozono hasta un 60%.
Estos resultados no sorprendieron a Churkina, y añadió que sin embargo, su magnitud fue sorprendente.

Fuente: ScienceNews

No hay comentarios:

Publicar un comentario