RanaMundo

RanaMundo

domingo, 30 de noviembre de 2014

LAS DIFERENCIAS ENTRE UN BUEN Y UN MAL ESTUDIANTE ESTÁN EN LOS GENES

Las buenas notas de un chaval de 16 años dependen de un complejo cóctel de factores genéticos y ambientales del que la ciencia aún tardará en conocer sus ingredientes. Sin embargo, con la ayuda de miles de gemelos y mellizos, investigadores británicos creen poder explicar el peso de los genes en la inteligencia y otras características que diferencian a los buenos de los malos estudiantes.
En genética de poblaciones, los gemelos monocigóticos (un óvulo fecundado) son de gran ayuda. Pero aún lo son más los gemelos dicigóticos o mellizos (dos óvulos fecundados). Mientras los primeros comparten el 100% de los genes, los segundos, tienen un parecido genético del 50%.

Igualados en lo ambiental, las diferencias entre las calificaciones entre monocigóticos y dicigóticos deberían ser de origen genético.
El estudio seha realizado en 6.653 parejas de gemelos, un tercio de ellos monocigóticos.


Sus resultados muestran que las calificaciones de los chavales presentan una gran heredabilidad. Alta heredabilidad no significa que el sobresaliente de un determinado alumno dependa más o menos de sus genes sino que las diferencias en las notas de una población tienen un mayor o menos origen genético.
Los científicos además de la inteligencia, tuvieron en cuenta aspectos como la confianza en las propias capacidades, su personalidad, salud general, bienestar, posibles problemas de conducta o cómo se percibían el entorno doméstico y el educativo.
Vieron que, al menos el 62% de las diferencias entre las calificaciones es de origen genético. De ese porcentaje, el principal culpable es la inteligencia. Pero no es la única. El resto de rasgos considerados, encabezados por la confianza en las propias capacidades, también tienen su papel.

De hecho, el resto de rasgos combinados supera el peso de la inteligencia en los logros educativos. El resultado es importante porque, la inteligencia es muchas veces considerada de origen genético y otros factores como la confianza o la salud más ambientales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario