RanaMundo

RanaMundo

jueves, 27 de noviembre de 2014


TRATAR LA OBESIDAD CON MICROORGANISMO DE PERSONAS DELGADAS.


Según un estudio, las bacterias producen vitaminas y metabolizan sustancias extrañas para el cuerpo.
Aunque hace falta mucha investigación un estudio publicado en la revista Science afirma que en un futuro que la obesidad se puede tratar con las bacterias que habitan en los intestinos de personas delgadas. El estudio, liderado por Jeffrey Gordon, de la Universidad de Washington, en St. Louis (Estados   Unidos), y su amiga Vanessa Ridaura, demostró que la composición de las bacterias que están en la flora intestinal (microbiota intestina) de personas flacas y obesas es diferente.



La flora intestina (microbiota intestina) la constituyen microorganismos que se hallan en el tracto gastrointestinal y no son dañinas para el ser humano. William Otero, director del programa de Gastroenterología de la Universidad Nacional, explicó que estas bacterias “producen vitaminas, impiden que las bacterias patógenas nos invadan y metabolizan sustancias extrañas para el cuerpo”.
Esta investigación podría representar un paso en el desarrollo de probióticos (organismos vivos que cuando se ingieren en cantidades adecuadas ejercen un efecto benéfico) y de regímenes alimentarios personalizados, que ayudarían a tratar o prevenir la obesidad.

El experimento 

Se explica de una forma sencilla. Primero se obtienen ratones totalmente carentes de bacterias en su aparato digestivo. A éstos se les inyectan las bacterias de dos humanos gemelos idénticos, con la particularidad de que uno es obeso y el otro delgado. El resultado es que el ratón que recibe las bacterias del hermano obeso engorda y el que recibe las del delgado, mantiene su peso. Por el contrario, si a un ratón obeso se le inoculan las bacterias del hermano delgado, entonces adelgazada.

Expectativas de futuro

La principal aportación del estudio es que proporciona una estrategia para identificar la manera en que interactúan la dieta, la masa corporal y las bacterias intestinales, de modo que se puede llegar a definir la dieta y las bacterias más adecuadas para mantenerse en un peso saludable.
Es probable que en no demasiado tiempo estos hallazgos puedan trasladarse a los llamados alimentos prebióticos como medio de adquirir las bacterias de acción adelgazante. No obstante, habrá que tener siempre presente la necesidad de mantener una dieta equilibrada para lograr que esas bacterias realicen su trabajo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario